proyectos proyectos fin de carrera
 Presupuesto
 - Impacto Ambiental
 - Seguridad Laboral
 - Calculos proyecto
 <<< Foro >>>
Base Datos
Trabajos
Proyectos Fin Carrera
 Proyectos presentados
 Buscador
 Definiciones
Gestión proyectos
Metodologias
Herramientas
Software
Utilidades
Evaluación económica
Plan de empresa
 Zona para  Emprendedores
 Consejos Vitales
Varios
Curso robótica y programación Arduino Vitoria Gasteiz
 
 

 

 

 

Definición de anarquismo o anarquia.

 

Anarquismo

Del griego, sin poder (anarquía), o sin dominio (acracia). Si bien la aspiración a la libertad absoluta tuvo diversas manifestaciones desde la Antigüedad, el término designa más específicamente un movimiento intelectual, político y social de la Edad Contemporánea, con raíces en la Ilustración y la Revolución francesa, que propugna la liberación del hombre de cualquier tipo de autoridad política, ideológica, religiosa, económica, social o jurídica, y persigue una sociedad en la que no existan ni el poder ni la autoridad.

Este ideal igualitario y antiautoritario constituye el marco de referencia general del anarquismo, pero desde las primeras formulaciones de los precursores (W. Godwin, Encuesta acerca de la justicia social y de su influencia sobre la virtud y la felicidad generales, 1793; P.-J. Proudhon, ;Qué es la propiedad?, 1840), las doctrinas y movimientos anarquistas han sido muy variados. El anarquismo se sitúa entre el liberalismo y el socialismo. El anarquismo más radicalmente individualista, que propugna la máxima ampliación de la libertad individual y rechaza cualquier tipo de restricción, fue una corriente minoritaria (por ejemplo, M. Stirner, El individuo y su propiedad, 1845).

En cuanto movimiento político, el anarquismo se desarrolló en la segunda mitad del siglo XIX y, dentro de las corrientes socialistas que rechazaban el sistema capitalista, se caracterizó por su rechazo radical del Estado, por dirigirse y recoger las aspiraciones de sectores heterogéneos de las masas desfavorecidas, tanto urbanas como rurales, incluidos los grupos más marginales, por su exaltación de la libertad del individuo y de la colectividad, y por sus continuos enfrentamientos con el socialismo marxista. Aun cuando asumían la vinculación del individuo con la sociedad, los anarquistas consideraban que los únicos Límites a la libertad eran los impuestos por la naturaleza y por una voluntad colectiva que era aceptada por un acto libre de voluntad individual y no por imposición.

El anarquismo tuvo gran relevancia en el movimiento obrero. Las ideas de Proudhon rechazo de la participación obrera en la Lucha política y promoción de una sociedad de trabajadores Libres construida a partir de un asociacionismo y mutualismo espontáneo y pacífico tuvieron mucha difusión entre los obreros franceses y las organizaciones que fundaron la primera Internacional obrera (Asociación Internacional de Trabajadores, 18ó4). Posteriormente se desarrollaron el anarcocolectivismo (M. Bakunin) y el anarcocomunismo o comunismo libertario (P. Kropotkin, E. Malatesta).

El anarquismo colectivista proponía el comunitarismo del trabajo y de la producción, pero dejaba que cada individuo dispusiera de los resultados del trabajo personal (que cada uno reciba según su trabajo). El anarquismo comunista consideraba que para la realización de la libertad social, el individuo debía sacrificar una parte de su libertad personal, la económica; la libertad individual y la colectiva se alcanzarían con una organización comunitaria de los medios de producción y del trabajo, y con un reparto comunitario de los productos (a cada uno según sus necesidades).

En conjunto, los anarquistas se opusieron frontalmente a los socialistas marxistas, a los que consideraban autoritarios. Los anarquistas se dirigían a todos los oprimidos, y no específicamente a la clase obrera y al proletariado industrial, rechazaban la organización y la acción políticas, no consideraban la revolución como el resultado de un proceso organizativo, sino como el producto de una Lucha constante y espontánea, y se oponían a todo tipo de Estado, incluidos la «dictadura del proletariado» y el Estado obrero defendidos por Marx.

Desde la década de 1870 surgió una corriente terrorista, partidaria de la «propaganda por la acción», que se mantuvo en grupos minoritarios en las primeras décadas del siglo XX. EL anarquismo, en sus distintas vertientes, se difundió por toda Europa, especialmente en España, Suiza, Italia, Bélgica, Holanda, Rusia, y por América, sobre todo en México, Uruguay y Argentina.

Sin embargo, en el movimiento obrero internacional se fue imponiendo el socialismo de inspiración marxista. Desde principios del siglo xx, el anarquismo más significativo fue el vinculado al sindicalismo revolucionario que conjugaba la defensa organizada de la clase trabajadora con la reivindicación de una sociedad sin Estado atrajo especialmente a campesinos, obreros poco cualificados, jornaleros e inmigrantes, y tuvo particular importancia en España, Estados Unidos y Francia.

En Rusia y Ucrania, donde el anarquismo estaba muy arraigado y desempeñó un destacado papel en la revolución de 1917, fue duramente reprimido por los gobiernos bolcheviques. En España sólo desapareció de La escena política con la derrota republicana en 1939. Si bien el anarquismo apenas tuvo relevancia en el sindicalismo posterior a la Segunda Guerra Mundial, los ideales libertarios se manifestaron en distintos movimientos contestatarios y alternativos, especialmente en los años sesenta y setenta, entre ellos el de mayo del 68.